El gasto en desempleo podría desviarse 3.000 millones y anular el efecto del alza del IVA en las cuentas

El gasto en prestaciones por desempleo podría superar en casi 3.000 millones lo presupuestado por el Gobierno en los Presupuestos Generales de 2012. Este desvío anulará el efecto de la subida del IVA en las cuentas de este año.

[foto de la noticia]

En los primeros siete meses del ejercicio el gasto en las prestaciones por desempleo ha ascendido a 18.456 millones de euros, un 5,4% más de lo que supuso en el mismo periodo del año anterior.

Si esta tendencia se mantiene a lo largo del ejercicio, tal y como apuntan los expertos dada la situación del mercado laboral, la partida destinada a los subsidios que reciben los parados podría alcanzar en 2012 hasta los 31.616 millones.

De esta forma, el gasto en desempleo podría desviarse unos 2.810 millones sobre lo presupuestado por el Gobierno. Este ‘inesperado’ agujero en las cuentas anulará la subida del IVA en este ejercicio, ya que según el Ministerio de Hacienda se prevía que supusiera unos ingresos extra en 2012 de 2.300 millones de euros. Este alza fiscal ha supuesto elevar el tipo reducido de IVA del 8% al 10% y el general del 18% al 21%, pero lo más polémico ha sido que algunos productos y servicios, como la peluquería, han sufrido un incremento de 13 puntos al pasar de aplicarles el reducido (8%) al general (21%). Pues bien, el esfuerzo que realizarán los españoles en los próximos meses por este cambio, no tendrá un impacto positivo en el presupuesto porque será más que absorbido por la subida de los subsidios.

Para Natalia Aguirre, directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, las cuentas de 2012 pecaron de «optimistas» tanto por esperar un menor dispendio en los subsidios de paro como en la previsión de ingresos fiscales dada la debilidad de la demanda interna.

Este contexto supone una piedra más en el camino del Ejecutivo para cumplir con el objetivo de déficit este año, que se sitúa en el 6,3% del PIB.

En este sentido, Santiago Carbó, catedrático de Economía y Finanzas de la Bangor Business School, asegura que «los indicadores muestran una aceleración de la recesión en el segundo trimestre y eso impide que se cumpla cualquier plan, incluido el ajuste del déficit».

El desempleo, clave en la elaboración de las cuentas
Hay que recordar que ya en abril, cuando se presentaron los PGE de 2012, los analistas mostraron sus dudas sobre las cifras que presentaba el Gobierno en el gasto por desempleo, ya que prevía que esta partida fuera un 5,5% inferior a lo presupuestado en 2011.

Desde el Gobierno se argumentó que, aunque la situación laboral seguía siendo complicada, el gasto iba a caer porque muchos parados podrían ver agotada su prestación.

Sin embargo, los datos ahora parecen dar la razón a los expertos, ya que la tendencia apunta a que lejos de gastarse menos en desempleo el Ejecutivo tendrá que destinar casi 3.000 millones más. Ya en el ejercicio 2011 se infravaloró esta partida, que acabó con un desvío de más de 1.000 millones.

La realidad es que el mercado de trabajo no ve la luz, lo que provoca que el gasto siga aumentando. En agosto el paro registrado volvió a aumentar (hasta superar los 4,6 millones de personas) tras cuatro meses de caídas y la perspectiva para el resto del año no es halagüeña, según apuntan las previsiones económicas.

Además, el apartado destinado a las prestaciones para los parados es uno de los más importantes por peso en los presupuestos. De hecho, sólo lo superan las transferencias a las Administraciones Públicas y las pensiones. Por ello, es crucial realizar una estimación realista de esta partida y ese será uno de los retos del Ejecutivo en las próximas cuentas de 2013, que se aprobarán el próximo 27 de septiembre.

EXPANSION